Presentación Personal: Olga Peralba

Sobre mí…

Por encima de todos los roles que podrían definirme, predomina el de madre de una niña fantástica, el master más difícil y más satisfactorio que jamás he cursado.

Después ya vendrían todos los demás: compañera, hermana, hija, amiga, esposa, psicóloga, coach, consultora, … un cubo de Rubik que cada vez disfruto más montando y desmontando.

Después de trabajar desde los 14 años por cuenta ajena, en diferentes sectores y empresas, aprendiendo de los diferentes estilos de liderazgo y filosofías de las organizaciones, decidí guiarme por mis valores, mi filosofía y mis necesidades para ser fiel a una vida que sólo tendré una vez (hasta que no digan lo contrario).

Donde más he crecido, a nivel laboral, ha sido entorno al sector de la industria farmacéutica y el sector salud. Un sector que contó, en su momento, con recursos casi ilimitados que permitió, a todas las personas que vivimos esa burbuja, vivir confortablemente.

Los tiempos difíciles llegaron y el sector sanitario tuvo que ajustar sus presupuestos, sus plantillas, sus productos, sus inversiones, … Y esto me facilitó situarme fuera de mi zona de confort, afortunadamente.

Dediqué casi la totalidad de mi tiempo y mi dinero a formarme para engranar todos los conceptos, ideas y valores que tenía gracias a mi experiencia y a mi espíritu crítico; tiempo y dinero que también sirvieron para crecer personalmente y ganar estabilidad emocional, seguridad y autoestima. Esos años fueron un auténtico torbellino de cambios. Puse a la práctica el dicho: “cuando tú cambias, todo cambia”, y todo cambió.

Todo esto me ha permitido desarrollar una mirada constructiva hacia cómo se podrían hacer las cosas para tener mejores resultados.: a nivel personal, cultural, organizacional, y profesional.

Puse a la práctica el dicho: “Cuando tú cambias, todo cambia”; y todo cambió.

Mis reflexiones…

Como comercial que he sido muchos años, y que seguiré siendo, por mucho que no lo quiera reconocer, sé que la gestión de las personas es una asignatura de mejora de cualquier empresa.

No importa que sea grande o pequeña, que sea de nueva creación o madura; conseguir equipos de alto desempeño, de alto rendimiento, de alto entendimiento o como quieras llamarlo, es una tarea harta difícil.

También quiero compartir lo complicado que es encontrar buenos gestores de estos equipos, porque no toda la responsabilidad debe recaer sobre el equipo. Podemos llamarles coaches, líderes, jefes, managers, gerentes, supervisores, … ¿sabemos qué queremos? ¿sabemos cuándo lo queremos? ¿sabemos cómo lo podemos conseguir? Porque la manera de gestionar personas ha cambiado muchísimo desde la revolución industrial y las cadenas de montaje, y las personas podemos adquirir conocimientos por cuenta propia, pero no siempre es suficiente para adecuar nuestro perfil a lo que quiere, necesita, cree que quiere o cree que necesita la empresa.

Para terminar, también quiero reflexionar sobre el rumbo de las empresas en la actualidad. Debe ser realmente difícil tener el control y gestionar toda una empresa, con los accionistas o inversores, con todos sus departamentos, todos sus equipos, todas sus personas; y saber qué valores quiero para la compañía, y saber cómo debo implementarlo a todas esas personas; y saber qué estrategia debo seguir para tener beneficios teniendo en cuenta la que está cayendo; y saber cómo puedo conseguir que las personas produzcan más, estando comprometidas con la empresa y motivadas todos los días; e imagino que muchas cosas más.

Y yo me pregunto si alguna vez, las personas que lideran todo esto, tienen los recursos necesarios para conseguirlo (internos y externos); si hacen el ejercicio de entender que, quizá, un buen inicio para conseguir una mejor compañía, es hacer caer en cascada toda una serie de competencias, valores, maneras de hacer, maneras de pensar, … que permitan ejecutar con fortaleza el dicho: “dar el ejemplo” que se emplea en casos en los cuales se espera un modo de actuar que incite a la imitación. Porque el “haz lo que te diga, pero no lo que yo haga” no funciona.

Y, ahora qué…

Después de haber fracasado en mis últimos proyectos, no por falta de pasión, dedicación y compromiso, sino por no haber ajustado mis expectativas y no haber aprendido antes a saber decir “NO”, me llevo un gran aprendizaje y un gran impulso para tirar adelante sola.

Y lo quiero compartir, porque es una de mis grandes aportaciones a nivel profesional.

Y espero seguir fracasando, por ponerme grandes expectativas, mirar alto y creer que hay mucho de posible en todo lo que hacemos y soñamos.

Porque para la mediocridad siempre hay tiempo y tiene unos resultados que ya conocemos.

En la soledad del freelance buscamos sinergias que nos hagan más ricos, más competitivos y más grandes personal y profesionalmente.

“En Fem Sinergia somos las que estamos, aunque no estamos todas las que somos.”

Seguimos.

Déjanos un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Refrescar Captcha captcha txt

Introduce tu búsqueda